mBot2

mBot2: Análisis completo

En nuestro último post os contábamos los cambios más importantes que ha experimentado mBot2 respecto mBot Explorer Kit. Hoy, desmenuzamos mBot2 para analizar sus partes principales. Ya anunciamos cómo la incorporación de CyberPi había convertido mBot2 en una maravilla tecnológica convertida en un potente recurso educativo, pero no es el único aspecto que se debe tener en cuenta.

Abrimos la caja de mBot2

CyberPi

Empezamos. Inisitimos en recordar cómo es de espectacular la incorporación de la CyberPi al mBot2. CyberPi es un microprocesador tan versátil que no hace falta ni que esté conectado a mBot2; se puede usar con o sin el chasís. CyberPi es un pequeñísimo ordenador, es el cerebro de mBot2. Con su pantalla a todo color, su joystick y sus botones, sus puertos para conectar todo tipo de periféricos, su conexión bluetooth y wifi, sus altavoces de alta calidad, … convierten la CyberPi en un dispositivo que vale la pena, aunque no se disponga de mBot2. Este dispositivo va más allá de ser una pantalla con un joystick, es el alma de mBot2; con él, tanto el juego como el aprendizaje crecen de forma exponencial.

¿Te imaginas apagando las luces de una casa domótica al otro lado del mundo? ¿Te imaginas convertir tu CyberPi en una consola de juegos con que jugar a los que tú mismo has diseñado? ¿Te imaginas enseñar a una cámara inteligente a reconocer objetos y situarlos en el espacio? Todo esto es posible y mucho más con el kit mBot2 de Makeblock Education.

Chasís

Añadir CyberPi al chasís de mBot2 no ha sido el único cambio remarcable. A mBot2 se le ha lavado la cara mejorando sus sensores y sus motores con mayores prestaciones y precisión, y además dispone de un nuevo sensor de color que enriquece la experiencia.  

Un reforzado armazón metálico a prueba de caídas protege los circuitos y su poderosa batería de litio de larga duración, que es, como no podría ser de otra forma, recargable. Y si la suerte o el despiste te acompañara, siempre sería posible continuar tus tareas mediante conexión con un cable USB.

A su estructura modular se le pueden acoplar todo tipo de elementos, sean motores, sensores y otros dispositivos, para mejorar el rendimiento y las opciones del robot. La estructura que se propone al inicio, al desempaquetar el kit, es perfectamente funcional para introducirse al mundo de la robótica y la programación, es una buena opción para que el alumnado se introduzca en asuntos robóticos. Pero sus ilimitados elementos de expansión lo convierten en una fuente de retos inexorable, además de un recurso educativo capaz de abarcar la mayoría de materias; desde la tecnología a las matemáticas, de la física a la química, desde las lenguas hasta la historia.

mBot2 y sus complementos

Podríamos redactar una interminable lista de complementos para mBot2 y aun no veríamos el final de tan redundante surtido. MBot2 es compatible con la más variopinta colección de periféricos, sean o no de la propia marca Makeblock Education. Podrás añadir estructuras mecánicas al más puro estilo Mecano. El kit inicial incorpora algunas piezas modulares, tornillos y una herramienta para ensamblar, pero además existen extensiones estructurales, con nuevos módulos, para crear todo lo que te puedas imaginar.

Gracias a su avanzada tecnología, podrás incorporar más sensores, motores, cámaras, micros y un montón de funciones más.

Su nueva placa base no solo es más potente, además se convierte en la máxima expresión de versatilidad al poder añadir una impresionante variedad de periféricos compatibles. ¿Quieres convertir mBot2 en una inteligencia artificial? Añade una cámara inteligente o un sistema de voz. ¿Quieres controlar la temperatura de tu casa de campo en Benabarre? Añade un sensor de temperatura y de humedad para que cuando llegues la casa esté al punto de sal. ¿A lo mejor quieres controlar tu televisión o tu aire acondicionado con mBot2? Instala el transmisor de infrarrojos.

mBot2 y su programación

Makeblock Education dispone de un software donde programar mBot 2 según el nivel de cada usuario. El lenguaje de bloques tipo scratch es indicado para perfiles iniciales. Cada bloque corresponde a una orden o una configuración del robot para que programar sea más intuitivo y divertido. Para los más avanzados y atrevidos, pueden optar por la escritura Python, más exigente, pero a la vez más flexible y completa.

Podrías confundir el lenguaje de bloques con un sistema de programación para edades tempranas, pero sería un tremendo error. Es verdad que, para iniciarse en sistemas de programación, un lenguaje de bloques resulta más asequible, más intuitivo, pero su gran variedad de funciones convierte la experiencia de programar en un auténtico reto si quieres abarcar todo su potencial. Con pocas y sencillas instrucciones, todos puede programar el movimiento de mBot2, programar sus sensores, su sonido y su pantalla, y por eso encaja perfectamente en todo tipo de perfiles.

Gracias al potente software, podrás añadir tantos complementos como quieras. A medida que incorpores complementos también se añaden, en tu arsenal de bloques, aquellos específicos que activan el complemento que hayas seleccionado, incrementando la colección de funciones. De esta forma se consigue que puedas programar tus primeros códigos de forma sencilla, con funciones elementales, e ir incorporando más y más opciones a medida que incrementa tu aprendizaje.


¿Aún tienes alguna duda? Puedes contactar con nosotros.

Como distribuidores oficiales de Makeblock Education en exclusiva en España te ayudaremos a resolver cualquier consulta sobre el robot.

Comparte este artículo en...