La brecha digital en la educación

La brecha digital en la educación

El 95,4% de los hogares españoles cuenta con una conexión a internet.

La cifra creció significativamente en 2020 debido a la pandemia, principalmente por la necesidad de contar con los medios necesarios para acceder a la formación a distancia impartida por los centros escolares.

Internet brinda un infinito universo de información. Información necesaria para completar la oferta educativa. Información a la que no todos pueden acceder.

Esa imposibilidad de acceso es lo que conocemos como brecha digital en la educación. Una realidad con la que convive el profesorado a diario.

¿Qué medidas tomará Europa para reducir esta desigualdad?

La brecha digital en cifras

Para comprobar el verdadero alcance de la brecha digital en los centros educativos tenemos que ir al fondo de las cifras.

Según los datos actualizados del INE, el teléfono móvil está presente en la inmensa mayoría de los hogares (99,5%) mientras que el uso de portátiles, ordenadores de sobremesa y tablets presenta mayores limitaciones (81,4%).

Si a lo anterior sumamos los ingresos mensuales netos del núcleo familiar encontramos datos reveladores.

  • Hogares con ingresos superiores a 2500€: el 96,2 % dispone de medios para conectarse a la red fija, el 3,6% lo hace únicamente desde la red móvil.
  • Hogares con ingresos inferiores a 900€: el 62,7% accede a internet por la modalidad fija mientras que el 23,2% solo puede hacer uso del móvil.

Las cifras arrojan un dato esclarecedor: el 37,3% de los hogares con menos recursos no accede a internet mediante una tablet u ordenador.

¿Las razones?

Según el propio INE, la mitad afirma no hacerlo por falta de conocimientos y una cuarta parte por los altos costes de los equipos.

Consecuencias de la brecha digital en el entorno educativo

La falta de conocimientos por parte del entorno familiar o las dificultades económicas para adquirir los equipos comprometen la formación educativa de los niños y adolescentes.

Hoy más que nunca desde los centros escolares se completa la formación a través del canal digital:

  • Clases online.
  • Chats.
  • Correos electrónicos.
  • Plataformas en línea.
  • Vídeos.

Tareas que, en mucho casos, no pueden completarse con la misma celeridad a través de los dispositivos móviles. Un obstáculo que llega a impedir (como sucedió durante el periodo de confinamiento), que los menores reciban clases.

Los dispositivos de conexión fija (tablets y ordenadores fijos o de sobremesa) representan una clara ventaja. Son, o deben ser, dispositivos esenciales para los alumnos.

La brecha digital en la educación tiene consecuencias alarmantes:

  1. Compromete el futuro laboral de los menores.
  2. Acrecienta las desigualdades.
  3. Disminuye la productividad laboral.

Objetivos de la Unión Europea en materia educativa

“La educación digital debe ser una realidad para todos”.

Con esas palabras, el Parlamento Europeo dejó claro que acabar con la brecha digital es una prioridad absoluta para Europa.

El Plan de Recuperación para los Centro Educativos será el gran catalizador de la renovación educativa. Dicho plan incluye medidas para la modernización y digitalización del sistema educativo y para mejorar las competencias digitales.

Europa pondrá el foco en reforzar la conectividad y el equipamiento, especialmente en las zonas rurales o de difícil acceso, así como en formar y apoyar al profesorado en materia tecnológica.

Medidas para reducir la brecha digital en la educación

Los centros educativos trabajan denostadamente en combatir las desigualdades, a menudo con medidas creativas, pero no es suficiente.

Inversión y coordinación serán las claves para lograr una significativa reducción de la brecha digital en los centros educativos.

Con la inversión europea se debe poner fin a los problemas de acceso a internet de las zonas más aisladas y de los sectores de la población con menos recursos.

La coordinación entre países será otra pieza esencial a fin de establecer medidas concretas y objetivos mesurables para transformar la educación. Avanzar hacia un Espacio Europeo de Educación, sin brecha digital en las aulas, es el camino propuesto. Un camino que comenzaremos a recorrer en el presente año y en el que los centros educativos serán los principales protagonistas.

Comparte este artículo en...