Metaverso Educación

Metaverso: el futuro de la educación

El término lo popularizó Mark Zuckerberg, fundador y cabeza visible de Facebook, aunque el concepto de Metaverso va mucho más allá.

Estamos ante la mayor revolución tecnológica desde la llegada de internet.

Pero el metaverso genera un montón de dudas y no menos confusiones. Quizá porque es complicado de definir, como lo fue internet en sus inicios.

Y sí, los tentáculos de esta nueva realidad también llegarán a las aulas. Habrá metaverso en la educación y cambiará el sistema educativo en un plazo no tan lejano.

¿En qué consiste? ¿Qué implicaciones tendrá para centros, docentes y alumnos?

El concepto del metaverso

Metaverso es el acrónimo de “meta” que significa más allá, y “verso” que corresponde con universo. Más allá del universo.

Se trata de una experiencia inmersiva y multisensorial que permitirá interactuar en entornos virtuales con avatares o identidades virtuales de cada uno de nosotros. Podremos “ir sin ir” y “experimentar sin estar”. Todo ello gracias a la tecnología blockchain y a la IA (inteligencia artificial).

La idea es tan potente que supondrá un antes y un después. Con un impacto igual o superior al de la creación de internet. Eso sí, no será algo a corto plazo. Se estima que tardará en completarse entre 5 y 15 años.

Son cosas que hoy se nos escapan porque los humanos somos pésimos imaginando el futuro a 10 años vista, pero el cambio tecnológico está ahí y conviene no ignorarlo.

¿Cómo encajará todo eso en el entorno educativo?

El metaverso será un estándar. Un todo. No dependerá de Facebook, Google, Amazon o cualquier otra gran empresa. Se perfilará como un protocolo estandarizado.

Muchas de las ideas iniciales del metaverso quedarán en nada, del mismo modo que ocurrió en los inicios de internet, pero la llegada de este nuevo paradigma dará paso a oportunidades.

Oportunidades educativas y laborales.

Viajar sin coger un avión. Descubrir la historia sin haberla vivido. Compartir experiencias con alumnos de otros centros en un entorno virtual. Se antoja, cuanto menos, ilusionante.

Imagina llevar a tus alumnos a Egipto para explicarles los detalles de las pirámides in situ o viajar con ellos a Estados Unidos para que charlen con otros alumnos y aprendan el idioma con nativos.

El metaverso en la educación va por ahí, pero eso es solo la punta del iceberg.

También se podrá recrear el pasado. Todos los alumnos (sus avatares) tendrán la oportunidad de viajar a la Antigua Roma, 2000 años atrás, para interactuar y descubrir cómo vivían en aquella época.

No es un sueño. Es el futuro metaverso educacional.

¿Cuáles serán los efectos del metaverso en la educación?

Llegará. Del mismo modo que llegaron los ordenadores a las aulas, algo impensable hacer pocas décadas.

Pasaremos de un entorno virtual en dos dimensiones, como el que reflejan las pantallas de las aulas, a una realidad en tres dimensiones de tipo inmersivo. Eso supondrá numerosos cambios y oportunidades.

Multiplicará las opciones de aprendizaje

Las oportunidades de aprendizaje irán más allá de lo imaginable. La llegada del ordenador a las aulas será una anécdota al lado de esta nueva tecnología.

Los alumnos tendrán una ingente cantidad de recursos educativos a su disposición que, obviamente, tendrán que ser gestionados correctamente por los centros escolares.

Las próximas generaciones vivirán un auténtico hito a nivel personal y educativo.

Reducirá el fracaso escolar

Son simples conjeturas, pero las ventajas de tener a disposición un entorno dinámico como el metaverso hará que los alumnos sientan más curiosidad.

Esa curiosidad es vital a la hora de educar. La piedra angular para evitar que los jóvenes caigan en la desmotivación.

Por ende, es probable que gracias a la introducción del metaverso en las aulas se reduzcan las cifras de fracaso escolar.

Aumentará las oportunidades laborales

Abrir el melón de un nuevo universo en tres dimensiones tiene problemas que más adelante veremos, pero también supone interesantes oportunidades para todos.

El metaverso será un espacio repleto de nuevas oportunidades de negocio. Con más trabajo y de mejor calidad. También servirá para mejorar las competencias, algo esencial en un entorno tan competitivo como el actual.

¿A qué retos se enfrentará el metaverso?

El primer reto que debe afrontar pasa por conseguir una sensación de presencia total. Siguiendo uno de los ejemplos anteriores, el objetivo pasará por tener la sensación estar realmente visitando las pirámides de Egipto. Sin interrupciones ni distorsiones.

Como segundo reto tenemos la interoperabilidad máxima con el entorno. Porque en un metaverso ideal el objetivo pasa por realizar cualquier “viaje” sin límites ni barreras.

Pero nada de eso sería posible sin una estandarización. Serán necesarios estándares para desarrollar de forma descentralizada y sin distorsión. El metaverso nace para ser de todos.

¿Qué papel tendrá el profesorado dentro del metaverso?

Desde algunos frentes se ha dado a entender que el profesorado puede desaparecer por culpa del metaverso.

Nada más lejos de la realidad. En pocos años tendremos los primeros esbozos de lo que llegará más adelante y veremos que el papel de los profesores será esencial.

Son y serán insustituibles. Ahora, quizá, más que nunca.

Porque no puedes educar a un niño con una pantalla. Y porque la ingente cantidad de recursos educativos que surgirán en el Metaverso tendrán que ser gestionados por el maestro o profesor.

Eso sí. El docente tendrá que reciclarse y adaptarse a una nueva realidad. Esta vez no será como enchufar la pizarra digital o como dar una clase online. Esta vez el cambio será radical.

¿Cuáles serán los riesgos para los alumnos?

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Y el poder del metaverso en la educación es enorme.

Viviremos tiempos excepcionales a nivel educativo con oportunidades para empresas, docentes y alumnos.

Pero también será necesario controlar los riesgos que supondrá la llegada de una tecnología tan potente.

Riesgos que van desde el uso excesivo de la “nueva realidad” hasta una mala gestión de la privacidad pasando por una amplia variedad de amenazas que a día de hoy no podemos ni imaginar.

Habrá que ir paso a paso. No obstante, metaverso y educación están condenados a entenderse.

Desde ROBOTIX Hands-on Leearning mantenemos ese espíritu de crecimiento y aprendizaje con recursos gratuitos para aprender a programar y para descubrir la educación del futuro.

Quedarse fuera no es una opción.  

Comparte este artículo en...