competencias digitales en tu centro educativo

Cómo trabajar las competencias digitales en tu centro educativo

Las competencias digitales serán el catalizador del nuevo modelo educativo.

Piezas esenciales de la LOMLOE. Claves en el futuro de la enseñanza.

Dividimos las competencias digitales en la educación en tres apartados:

  • Centros educativos.
  • Profesorado.
  • Alumnos.

¿Cómo mejorar las competencias digitales en los distintos ámbitos?

Toma nota de estos consejos.

Competencias digitales de los centros educativos

“Caminar hacia un centro digitalmente competente”.

Ese es el objetivo que deben plantearse los equipos directivos de los centros educativos. Y va muchos más allá de desarrollar el tradicional binomio de libro y ordenador.

Pero ese reto tiene importantes obstáculos en el horizonte. Empezando por el equipamiento. En 2021 más de un 60% de los centros educativos tiene pendiente la digitalización de sus aulas.

¿Cómo mejorar las competencias digitales de los centros escolares?

Aprovechar las nuevas ayudas

Muchos centros han sufrido el “cuello de botella” en la adquisición de nuevos equipos informáticos. Un problema de falta de stock iniciado en la pandemia que ha complicado la actualización de las aulas.

Para solventarlo se han desarrollado planes de ayudas. Uno de los más importantes es el programa Educa en Digital, la mejor oportunidad para actualizar los centros educativos.

Dichas ayudas se canalizarán a través de las distintas Comunidades Autónomas e incluirán la compra de todo tipo de equipos: ordenadores de sobremesa, portátiles, monitores táctiles…

Facilitar la transformación del profesorado

La brecha digital en el profesorado se hace patente con la barrera generacional.

Los docentes más jóvenes entran dentro de lo que conocemos como “nativos digitales”. Profesores que han crecido en un entorno digital y que tienen gran facilidad y predisposición a aplicar recursos tecnológicos en las aulas.

Las barreras aumentan con la edad. Los profesores más veteranos suelen presentar ciertas reticencias al cambio, lo que complica la digitalización de los centros.

Además del factor edad, ¿cuál es la mayor barrera de los profesores a la hora de mejorar sus competencias digitales?

La falta de tiempo, así lo asegura el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado.

Por tanto, el reto de los centros escolares pasa por establecer mecanismos que rompan esa barrera del tiempo y permitan desarrollar las competencias digitales a todo el profesorado.

Aquí no importa la edad ni la materia impartida, importa adquirir los conocimientos y habilidades para afrontar una nueva era educativa.

Ir un paso más allá en innovación

Las competencias digitales en las aulas van mucho más allá del uso de ordenadores.

Los centros educativos de referencia complementan el equipamiento tradicional con otros recursos educativos innovadores que ayudan a impulsar la digitalización.

Nuestros recursos para centros educativos son el mejor ejemplo. Motivan y despiertan la creatividad entre alumnos de todas las edades.

Competencias digitales de los docentes

Un docente formado en competencias digitales debe ser capaz de crear nuevas experiencias, de filtrar el contenido dentro el inmenso océano que supone internet y de dinamizar los grupos.

Debe convertirse en una especie de “hombre orquesta” para guiar a los alumnos en el entorno online, más allá del libro y del ordenador.

Sus competencias se orientan a:

  • Reforzar la enseñanza presencial con las TIC.
  • Diseñar entornos digitales para mejorar la enseñanza online.
  • Impulsar la evaluación y la tutorización en línea.

¿Cómo llevarlo a cabo?

Fomentar la curiosidad

Leer sobre competencias digitales en las aulas es un primer paso.

Las ganas de aprender, la motivación y la curiosidad son intangibles que deben estar en el ADN del docente. Porque si algo caracteriza al entorno digital es el constante cambio y actualización de los procesos.

Lo que hoy sirve, mañana puede estar completamente desactualizado. Por esa razón, mantener una actitud positiva, creativa y curiosa es vital para ponerse al día en materia de competencias digitales.

Recurrir a la gamificación

Gamificación, término de moda en la educación. Pero más allá de modas, se trata de una de las mejores herramientas para mejorar las competencias digitales.

Consiste en aplicar estrategia de juegos a contextos no lúdicos.

Un claro ejemplo es el aprendizaje mediante la robótica. Con el uso de juegos se logran trabajar conceptos de programación y el uso de condicionales, conceptos que de otro modo serían mucho más complejos de asimilar.

El carácter lúdico de la gamificación permite una mejor asimilación por parte del alumnado y una rápida adaptación de los docentes gracias a los cursos de formación.

Competencias digitales de los alumnos

Desarrollar las competencias digitales en el centro y potenciar las habilidades del profesorado se reflejará directamente en el alumnado.

¿Qué otras medidas puedes aplicar para mejorar las competencias de los alumnos?

Personalizar la enseñanza digital

Tal y como señala la nueva ley educativa, es necesario individualizar la enseñanza para que ningún alumno se quede atrás.

Impulsar las competencias digitales en el alumnado pasa por la personalización, la escucha activa, la empatía y la adaptación de las actividades a los distintos niveles.

Priorizar las recompensas

Antiguamente el docente planteaba una tarea a realizar. Tarea que, en algunos casos, carecía de motivación para los alumnos.

Para estimular el aprendizaje es positivo sustituir las tareas por retos, y la obligación asociada por recompensas.

Forma parte de la gamificación. Con ella se elige el sistema de puntuación, recompensa y objetivos para impulsar el aprendizaje en las aulas.

Usar elementos digitales en la evaluación

Los recursos digitales también deben estar presentes en el proceso de evaluación.

Se pueden implementar con sencillos formularios, a través de herramientas gratuitas como Google Forms.

Gracias a ellas se logra una retroalimentación con el alumno, elemento imprescindible en toda evaluación. Además, se puede obtener una enorme personalización ya que estas herramientas permiten añadir un sinfín de recursos (imágenes, vídeos, enlaces…).

Y también hacen posible la autoevaluación del alumno, otro apartado que repercutirá directamente en su progreso. En definitiva, las competencias digitales en los centros educativos deben trabajarse desde tres ángulos, todos ellos esenciales para la mejora global y continua.

Comparte este artículo en...