Mantener la motivación de los estudiantes para aprender a medida que avanza el año

La neurociencia sugiere formas de mantener a los estudiantes trabajando en sus objetivos de aprendizaje después de que el entusiasmo inicial desaparezca.

Es probable que el arduo trabajo preparando las primeras semanas de clases mejore la conexión de los estudiantes con el colegio y su entusiasmo por todo lo aprenderán. Sin embargo, a medida que avanza el semestre y se busca mantener el fervor es posible que no se encuentre la misma cantidad de tiempo de preparación que se dedicó a principio de curso.

Sin embargo, incluso cuando las emociones de los alumnos se desvanecen, se puede volver encontrar esa conexiones, compromiso y motivación con la ayuda de los conocimientos de la investigación en neurociencia.

La neurociencia de la motivación

La motivación es el deseo de aprender, probar, trabajar y perseverar. Los niveles de motivación intrínseca de los estudiantes (la satisfacción inherente de la actividad en sí misma, en lugar de una recompensa externa) se corresponden directamente con la satisfacción de ver la efectividad de su comportamiento, opciones, enfoque y rendimiento.

La motivación intrínseca es promovida por la dopamina, un químico cerebral que nos provoca una oleada de satisfacción al lograr el objetivo que hemos elegido. Cuando los niveles de dopamina aumentan, también lo hace la sensación de satisfacción y el deseo de continuar manteniendo la atención y el esfuerzo. El aumento de la dopamina también puede mejorar otros procesos mentales, como la memoria, la atención, la perseverancia y la resolución creativa de problemas.

El valor de la elección

La liberación de dopamina se promueve al enfrentarse a desafíos deseados, interactuar con los compañeros, el movimiento, el humor y escuchar música, entre otras cosas. Saber qué aumenta los niveles de dopamina de los estudiantes puede ayudar en su búsqueda para mantener o reencontrar su motivación. Un refuerzo de dopamina que se ha encontrado especialmente efectivo es el poder de la elección, que aumenta los niveles de motivación intrínseca de los estudiantes, apoyando su esfuerzo constante y persistencia en las tareas académicas.

La libre elección traslada a su responsabilidad su propio aprendizaje, desarrollando su juicio y toma de decisiones. Algunos estudiantes pueden sentirse angustiados al tener demasiada libertad, por temor a no hacer lo correcto. Al empezar con pequeñas elecciones ayuda a los alumnos a desarrollar habilidades de evaluación, selección y seguimiento de las buenas elecciones. A medida que se les ofrece más oportunidades de elección y se expanden sus límites, su confianza aumenta y también la motivación por alcanzar los objetivos que han elegido.

Algunos ejemplos en el aula

Existen algunas formas de proporcionar opciones para revitalizar la motivación, el compromiso y el esfuerzo de los estudiantes en su aprendizaje más allá de las primeras semanas.

Matemáticas: ¿Sistema métrico aburrido? Deja que los estudiantes elijan algo que les interese, como recetas o estadísticas deportivas, y pídeles que conviertan los valores estándar involucrados en medidas métricas.

Ayuda a los alumnos a reconocer las experiencias emocionales placenteras que ocurren a través de su aprendizaje y esfuerzo constante. Recuérdales estas experiencias (puede mostrarles a los estudiantes fotografías de ellos mismos pasándolo bien) cuando necesiten un poco de motivación.

La motivación tiene un gran impacto en el esfuerzo de los estudiantes, el éxito académico y las ganas de aprender. Brindar opciones para que los alumnos participen en el aprendizaje y progresen a través de desafíos alcanzables, marcará una diferencia en el mantenimiento de la motivación durante el próximo año escolar.

Comparte este artículo en...