10 razones por las cuales criarse y crecer en un entorno lúdico hace a los niños y niñas más prósperas

La forma en que criamos a nuestros hijos e hijas es muy importante. No solo juega un papel en el tipo de personas que son en este momento, sino que también determina el tipo de personas en las que se convertirán.

La crianza lúdica es un estilo de educación que alienta a los padres y padres a jugar con sus peques. Esto significa la involucración en su educación en un ambiente más alegre y creativo. Se fomenta esta forma de crecer para que las familias creen vínculos estrechos.

Es bastante tentador dejar que los niños y niñas jueguen solos, pero aún tiene más beneficios el juego en familia. El juego es una herramienta poderosa para descubrir el mundo y aprender. También podemos usar esa misma herramienta para ver el mundo a través de sus ojos y comprender su forma de entenderlo.

Entonces, ¿Qué beneficios tiene la crianza lúdica en su crecimiento?

Crecer con confianza

Al igual que los mayores, los pequeños y pequeñas también se enfrentan a retos de confianza y autoestima. La crianza lúdica los ayuda a superar estos retos. Simplemente permitiendo que ganen, les inculca un sentido de autoestima. No se trata solo de ganar, sino de jugar con una persona mayor, les beneficia en el desarrollo de su confianza y autoestima.

Expresar y comprender emociones complejas

Según la LEGO Foundation, “Los juegos de rol entre grandes y peques es un espacio ideal para el análisis de sentimientos y la ejecución del razonamiento“. Los niños y niñas no entienden sus emociones y, por eso, combaten para expresarlas. Por lo tanto, jugar con ellos les ayuda a expresarse mejor de lo que lo harían en circunstancias normales.

Avance de la timidez, la ira y el miedo

Los niños y niñas que juegan con sus padres y madres son felices y se ríen, y reír es siempre la mejor medicina. Esto los ayuda a liberar la ira, la ansiedad y cualquier otra emoción dolorosa. Incluso en nuestra vida adulta, todavía usamos la risa para ayudarnos a manejar situaciones incómodas. Igual que nosotros, aprenden a hacer lo mismo.

La crianza lúdica fomenta el respeto

Los niños y niñas respetan a los/las adultos porque se les dice que deben hacerlo. Pero respetan especialmente a los/las adultos que no tienen miedo a arrastrarse por el suelo con ellos y ensuciarse. De modo que la crianza lúdica fomenta una cultura de respeto. Los niños y niñas que respetan a sus padres y madres están mejor preparados para tener éxito en diferentes aspectos de sus vidas.

Sentirse seguros y queridos

Pasar tiempo lúdico con los hijos e hijas es una forma de comunicarles que nos gusta pasar el rato con ellos. Esto hace que los niños y niñas se sientan queridos y les ayuda a ganar confianza. Un niño o niña que está seguro del cariño de sus padres puede asumir cualquier cosa. Sentirse querido no es solo un sentimiento que los adultos anhelan, los niños y niñas también quieren sentirse seguros y queridos.

Criando adultos amables y reflexivos

Necesitamos llenar las tazas de nuestros hijos e hijas con cariño, seguridad y amor. No podemos hacer esto si nos mantenemos al margen y les dirigimos durante el tiempo lúdico. Si la taza de tu hijo o hija se desborda, es menos probable que tenga problemas de comportamiento. El amor y el afecto que los peques reciben de la persona a la que admiran desempeña un papel muy importante en el hecho que se conviertan en adultos reflexivos y amables.

Ayuda con la conexión y reconexión

¿Qué mejor manera de conectar con tu hijo o hija que descender a su nivel y ver el mundo como él lo hace? Esto significa que estás participando genuina y decididamente en su mundo y te interesas por entenderlo. Así se crean fuertes lazos y los ayuda a desarrollar habilidades emocionales y sociales. Una relación sana con los padres es una base muy importante para su crecimiento. Esta relación sienta las bases de la personalidad y el comportamiento general del niño.

Empoderarse y respetar la diversidad.

La crianza lúdica ayuda a los niños y niñas a dar sentido al mundo con la guía de sus padres, esto les empodera a través del juego creativo e imaginativo y más aún cuando pueden hacerlo en casa.

Fomenta importantes habilidades cognitivas

Los niños y niñas aprenden causa y efecto jugando con sus padres, una habilidad cognitiva muy importante. Por ejemplo, aprenden lo que hacen ciertos instrumentos musicales, o ciertos juguetes, al observar a sus padres o madres jugar con ellos. Esto cimenta su cognición, y puede suceder de una forma muy temprana si sus padres y madres son participes de su tiempo lúdico.

Aprendizaje de habilidades sociales

La LEGO Foundation señala que los intercambios e interacciones mutuas durante el tiempo de juego entre grandes y mayores ayudan a los niños y niñas a construir conexiones neuronales, de esta forma desarrollan habilidades sólidas de comunicación y sociales. Significa que los peques serán capaces de captar las señales sociales, y usarán esto incluso en su vida adulta.

El mundo es un lugar bullicioso y ocupado pero siempre se puede hacer tiempo para lo importante. La crianza lúdica no significa necesariamente que se debe renunciar al trabajo para jugar con los niños y niñas todo el día, se trata de ser consciente de su necesidad de atención y de poder corresponderles.

¡Feliz juego!

Artículo original de: citizen.co.za

Comparte este artículo en...